paisaje zen

Nacho Casado

http://www.flickr.com/photos/nachocasado/

El vacío, la quietud El hombre debe obtener en su interior el vacío. Y una vez en ese estado debe mantenerse en la quietud. Los seres y las cosas toman forma y surgen a la actividad, para volver
nuevamente al reposo. Así cumplen un mandato. El Sabio, contempla en ellos las sucesivas mutaciones y los observa
tornar a su origen. Todo retorna a su origen. Volver al origen, significa ponerse en Reposo. Ponerse en reposo, significa cumplir el Mandato. Cumplir el Mandato, significa Caminar hacia lo eterno. Caminar hacia lo Eterno, significa ver
en lo invisible. El que no Camina hacia lo Eterno, vive en la confusión, el error y la desgracia. El que Camina hacia lo Eterno, es tolerante. La tolerancia le conduce a poseer sentido de lo justo. El sentido de lo justo, le lleva al dominio propio. El dominio propio, le conduce a estar de acuerdo con la Ley de
la Vida.. Estando de acuerdo con la Ley de la Vida, está de acuerdo con el Tao.
Estando de acuerdo con el Tao, alcanza la inmortalidad. Y entonces queda a salvo para toda la duración de la Vida.